quien soy

Me llamo Joan Pellisa y soy guitarrero, es decir, constructor de instrumentos de cuerda. Hace ya una veintena de años, la afición musical de mi familia se despertó un poco en mí y empecé a aprender a tocar instrumentos de viento populares de mi tierra. Al cabo de poco esto me llevó a estudiarlos no solo desde el punto de vista interpretativo, también me inicié en la investigación relacionada con la música, los músicos y los instrumentos.Jo mateix

Los primeros pasos consistieron en una serie de viajes con mi padre por los pueblos de mi zona para conocer a los pocos gaiters (dulzaineros de la comarcas centrales de los Països Catalans) que quedavan vivos para aprender de ellos como tocaban, como eran sus instrumentos y cual era el repertorio que, si no se hacía algo, se llevarían a la tumba. Estas primeras entrevistas se transformaron en amistades y tengo la suerte de poder decir que soy gaiter y que he aprendido de los viejos.

De los instrumentos populares pasé a los académicos, y empecé a estudiar oboe en la escuela de música Juan Pedro Carrero de Barcelona, pero una serie de problemas musculares bastante graves hizo que tuviera que dejar mis estudios a pocos meses de terminar el grado superior.

Después de esto, por casualidad y un poco buscándome a mi mismo después de dejar los estudios de oboe, me encontré apuntado en un cursillo muy básico de construcción de guitarras antiguas para aficionados. En pocas semanas improvisé un banco de trabajo, me compré cuatro formones muy malos y algún cepillo mejor, cerré la primera caja de resonancia y sí, vi que lo que había hecho no sonaba ni por casualidad.

Por esos días coincidió que se puso en contacto conmigo Romà Escalas, en aquél entonces director del Museu de la Música de Barcelona, para proponerme hacer algún trabajo de documentación en dicha colección de instrumentos, y el trabajillo que tenía que hacer acabó transformándose en diez años de dedicación a la documentación y catalogación de los fondos instrumentales y sonoros del Museu.

trabajando con una Rivera de 1809

El hecho de trabajar en el Museu hizo que pasaran por mis manos cientos de instrumentos de todo tipo, desde clavicordios del siglo XVII a cajas de música del XIX, pasando por laúdes, trompetas, órganos… Esta experiencia me aportó una información que ningún libro o escuela pueden aportar: aprender directamente de los instrumentos históricos.

Por otro lado, continué mi formación como guitarrero con el maestro y amigo Jaume Bosser, con el querido Raúl Yagüe y con muchos otros, pero quien sin duda marcó un punto de inflexión importante en mi formación fue José Luis Romanillos. De él aprendí muchas cosas, algunas relacionadas con guitarras y muchísimas en otros aspectos de la vida, y puedo decir con orgullo que ha sido para mí un maestro pero por encima de todo un buen amigo.

con José Luis Romanillos

Además de estudiar instrumentos antiguos y construir otros nuevos, otra fuente de información para mi trabajo ha sido la documentación referente a constructores antiguos, concretamente catalanes. Del trabajo con documentos que abarcan desde el siglo XIII al XIX han salido varios artículos y conferencias en lugares como la Universitat de Barcelona o la Escola Superior de Música de Catalunya, entre otros, o trabajos para la Generalitat de Catalunya o la Junta de Andalucía. El trabajo más reciente que he publicado sobre el tema es un libro monográfico sobre la escuela catalana de construcción de guitarras con la editorial Amalgama (Tritó).

portada llibreHace unos años dejé el trabajo del Museu y empecé a dedicarme plenamente a la construcción e investigación organológica, y con mi mujer nos instalamos en mi pueblo: la Fatarella. Desde aquí os ofrezco mi trabajo, guitarras que intentan tener una personalidad propia y que están basadas en todo lo que me han enseñado tanto instrumentos como maestros, y que he intentado aprender y trasladar a la madera.